AVA-ASAJA y LA UNIÓ piden a la Generalitat la vacunación de una dosis para los temporeros como ocurre en otras comunidades autónomas

Las organizaciones denuncian que el Consell y el Gobierno eludan su responsabilidad y carguen con sobrecostes y más burocracia a los agricultores por la pandemia

AVA-ASAJA y LA UNIÓ piden a la Generalitat la vacunación de una dosis para los temporeros como ocurre en otras comunidades autónomas

València, 2 de julio de 2021. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y LA UNIÓ de Llauradors i Ramaders piden a la Generalitat Valenciana que ponga en marcha de manera inminente un programa especial de vacunación, con el suministro de vacunas de una única dosis (Janssen), destinada a los temporeros locales y procedentes de otras regiones españolas y otros países que van a trabajar en las próximas campañas agrícolas, como la recolección de uva, frutos secos, caquis o cítricos.

Ambas organizaciones agrarias han consensuado esta reivindicación tras constatar que el gobierno valenciano no tiene previsto adoptar ninguna medida de vacunación específica hacia el sector agrario mientras que, al contrario, otras comunidades autónomas como Aragón, Cataluña o Andalucía sí acometen planes en este sentido para garantizar las máximas condiciones preventivas frente al Covid-19 en aquellas labores que requieren una mayor necesidad de mano de obra.

El recientemente reelegido presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, y el secretario general de LA UNIÓ, Carles Peris, solicitan que “el Consell esté a la altura de las circunstancias y, del mismo modo que hacen otras comunidades, haga lo que tenga que hacer en materia de vacunación para prevenir contagios en la próxima vendimia y el resto de principales campañas agrícolas valencianas”.

Ambos dirigentes agrarios señalan que “las administraciones no pueden seguir mostrando la misma pasividad e insensibilidad con un sector que durante la pandemia ha demostrado su papel esencial para suministrar alimentos a la sociedad. Esta falta de vacunación viene a sumarse a las normativas establecidas el año pasado tanto por la Generalitat como por el Gobierno central con las que eluden sus responsabilidades en las campañas agrícolas y cargan con sobrecostes y más burocracia a los agricultores. Instrucciones en materia de seguridad contra la pandemia, información, registro de datos personales o prevención de riesgos laborales, entre otras exigencias, acarrean duras sanciones en caso de incumplimiento y suponen un encarecimiento de los costes de producción que el sector no puede trasladar a los precios en origen”.

Viles en Flor potencia el turismo verde en los 35 municipios valencianos con este distintivo

Este programa de ASFPLANT, que afronta su cuarta convocatoria, premia la gestión sostenible del patrimonio vegetal urbano y la educación ambiental

Viles en Flor potencia el turismo verde en los 35 municipios valencianos con este distintivo

Valencia, 8 de junio de 2021. El programa ‘Viles en Flor Comunitat Valenciana’ contribuye a potenciar el turismo verde, basado en la gestión sostenible del patrimonio vegetal urbano y la educación ambiental, en los 35 municipios que ya cuentan con el distintivo de una a cuatro flores, al estilo del número de estrellas que tienen los hoteles. Esta es una de las conclusiones de la Asociación Profesional de Flores, Plantas y Tecnología Hortícola de la Comunidad Valenciana (ASFPLANT), entidad asociada de AVA-ASAJA impulsora de esta iniciativa.

Las tres primeras convocatorias celebradas desde 2018 obtuvieron una gran acogida por parte de los ayuntamientos valencianos, pasando de las 17 localidades iniciales a las actuales 35, casi el doble. Con la irrupción de la pandemia y el repunte del turismo interior, este distintivo ha proporcionado a los consistorios participantes una herramienta útil para poner en valor sus espacios verdes.

Los municipios que ostentan el máximo reconocimiento del certamen con cuatro flores son Torrent, Picanya, Alaquàs y Gandia. El alcalde de Alaquàs, Toni Saura, asegura que “si bien el ayuntamiento ya estaba trabajando con anterioridad en la mejora y diversidad de los espacios verdes, la participación en Viles en Flor ha supuesto un impulso mayor, tanto por el reconocimiento externo al trabajo realizado, como por la reafirmación interna de que esta mejora es el camino por el que hay que seguir. La apuesta por el aumento de las zonas verdes y la cobertura vegetal tanto en calles como en parques ha pasado a ser prioritaria. El verde urbano no es solo una necesidad, sino también un grandísimo valor añadido a la vida de nuestros vecinos y vecinas, por eso día a día tratamos de hacer del pueblo un lugar más agradable y sostenible donde vivir o pasear”.

También los pueblos pequeños del interior se benefician de este proyecto. Es el caso de Les Coves de Vinromà, de 1.806 habitantes, cuya alcaldesa Mónica Nos explica que “Viles en Flor es una manera de apostar por líneas de actuación sostenibles y demostrar la implicación del municipio por el medio ambiente. Por ejemplo, en nuestra zona del río, que era la más degradada, hemos conservado el entorno natural pero además le hemos dado un valor añadido. Otros países europeos ya llevaban muchos años con un distintivo similar y resulta muy positivo que nuestros pueblos entren a formar parte de esta familia”.

‘Viles en Flor Comunitat Valenciana’ tiene actualmente el plazo abierto de solicitud para cualquier municipio que esté interesado en adquirir el distintivo. Una vez inscrito, recibe la visita acordada de un jurado compuesto por profesionales voluntarios de reconocido prestigio de los sectores del viverismo, la jardinería y el paisajismo, que emite un veredicto respecto al cuidado de los espacios verdes urbanos, la sostenibilidad ambiental, las sinergias con el turismo y la concienciación de la sociedad. En una gala anual se entregan los galardones, los cuales se lucen en la entrada de la población en forma de cartel con el número de flores concedidas.

El sector arrocero inicia un diálogo con la conselleria de Agricultura

La tractorada en Valencia incentiva el encuentro entre las organizaciones agrarias y el Consell que muestra una plena disposición en asuntos como la gestión de la paja

El sector arrocero inicia un diálogo con la conselleria de Agricultura para buscar soluciones que concilien la viabilidad del cultivo con la preservación ambiental

València, 27 de mayo de 2021. Las principales organizaciones profesionales agrarias de la Comunitat Valenciana –la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y La UNIÓ de Llauradors i Ramaders–, junto a Cooperatives Agro-Alimentàries de la Comunitat Valenciana, han iniciado hoy con la Conselleria de Agricultura “un diálogo positivo, constructivo y con voluntad de alcanzar acuerdos consensuados que compatibilicen la viabilidad presente y futura del cultivo del arroz con la preservación medioambiental, sobre todo del parque natural de La Albufera”.

A raíz de la multitudinaria tractorada-concentración con la que el sector arrocero colapsó el pasado 30 de marzo la ciudad de Valencia, el colectivo ha conseguido abrir una línea de negociaciones con el departamento agrario de la Generalitat Valenciana que encabeza Mireia Mollà. Tanto es así que durante una reunión mantenida hoy con la secretaria autonómica de Medio Ambiente, Paula Tuzón, el secretario autonómico de Agricultura, Roger Llanes, y el director general de Agricultura, Antonio Quintana, los máximos representantes de AVA-ASAJA y LA UNIÓ, Cristóbal Aguado y Carles Peris respectivamente, han detectado “una plena disposición por parte del Consell a escuchar nuestras reivindicaciones y encontrar soluciones razonables, eficaces y sostenibles en todos aquellos asuntos que nos preocupan, siendo conscientes de la complejidad que ello entraña al referirnos a un cultivo que se halla dentro de un espacio natural protegido y que desempeña un papel tan fundamental en su conservación”.

El sector arrocero valora el compromiso de los responsables de la conselleria de Agricultura de prorrogar las ayudas agroambientales del cultivo del arroz para el ejercicio 2022, dentro del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de la Comunitat Valenciana. Los arroceros afirman que estas ayudas resultan imprescindibles, pues sin ellas la rentabilidad se hubiera visto seriamente amenazada porque los actuales precios en origen no permiten cubrir por sí solos todos los costes de producción.

El colectivo también ha logrado que la conselleria, tanto la rama agraria como la más enfocada a aspectos medioambientales, tenga en cuenta la posición de los productores a la hora de trazar la futura gestión de la paja del arroz. El objetivo común consiste en consensuar unas medidas eficaces y adaptadas a las cambiantes condiciones climáticas de cada campaña para garantizar un óptimo manejo de los arrozales, minimizar el impacto social y evitar la degradación ambiental en el parque como la aparición de aguas negras y la consiguiente mortandad de peces que se volvió a producir el año pasado.

Finalmente, los responsables de la conselleria de Agricultura han mostrado una gran receptividad hacia las demandas del sector arrocero encaminadas a lograr una dotación de recursos hídricos en suficiente cantidad y máxima calidad para el parque natural de La Albufera. En concreto, coinciden en la necesidad de impulsar infraestructuras y de mejorar la recirculación de las aguas a fin de obtener un mayor nivel de oxigenación.

AVA-ASAJA detecta un incremento sin precedentes de requerimientos de Hacienda a los agricultores

La organización agraria lo interpreta como una nueva persecución del Gobierno al sector y le exige que informe al final de la campaña el grado de cumplimiento

AVA-ASAJA detecta un incremento sin precedentes de requerimientos de Hacienda a los agricultores

Valencia, 21 de mayo de 2021. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) detecta, en plena campaña de la declaración de la renta, un incremento sin precedentes por parte del Ministerio de Hacienda de requerimientos fiscales a los agricultores y ganaderos. Esta actuación inusual se ceba en los jóvenes profesionales del sector agrario que tributan en estimación objetiva o módulos, puesto que dichas comprobaciones hacen especial hincapié en las amortizaciones de las inversiones realizadas a medio y largo plazo –cuyas facturas en algunos casos superan los 20 años–como la ampliación de las explotaciones, la compra de maquinaría o la adquisición de plantones.

 El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, lo interpreta como “una nueva muestra de la insensibilidad, la demonización y la persecución del Gobierno hacia el sector agrario. Venimos siendo objeto de una campaña de acoso y derribo a cargo de la Inspección de Trabajo, que no paró ni durante los meses más duros de la pandemia, a pesar de que la grandísima mayoría del campo cumple a rajatabla la normativa laboral. En la actual declaración de la renta el Ministerio de Agricultura ha discriminado más de 140 pueblos valencianos en la rebaja de módulos y aún no ha atendido nuestras demandas. Y ahora, en lugar de facilitar las gestiones para que podamos agilizar las labores a pie de campo, muchos agricultores están dedicando su tiempo a atender la sobrecarga burocrática reclamada por una Administración que no les cree”.

Aguado exige a Hacienda que “informe de manera pública y clara al final de su campaña abusiva de requerimientos fiscales si realmente los agricultores y ganaderos estamos haciendo las cosas en regla. Queremos que digan el grado de cumplimiento que verifica el Gobierno en nuestro colectivo, porque estamos seguros que es mucho más elevado del que esperan algunos políticos que no conocen la realidad del campo”.

Los precios de cebollas y patatas se desploman en el campo y se multiplican por diez al consumidor

AVA-ASAJA apela a la responsabilidad de la gran distribución y de los consumidores para primar el producto de proximidad frente a las importaciones más contaminantes

Los precios de cebollas y patatas se desploman en el campo y se multiplican por diez al consumidor

Valencia, 20 de mayo de 2021. La actual campaña de cebollas y patatas ha vuelto a poner al descubierto los graves desequilibrios que imperan en la cadena agroalimentaria. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) alerta de que los precios que los operadores comerciales están ofreciendo a los productores se han desplomado en las últimas semanas hasta el extremo de situarse un 40% por debajo de los costes de producción. Mientras tanto, esas cotizaciones se multiplican hasta por diez del campo al consumidor. 

Tras un inicio difícil con la cebolla tierna, la recolección de la cebolla seca se caracterizó por una recuperación de los precios. Tanto es así que AVA-ASAJA denunció una ola de robos en varias comarcas valencianas coincidiendo con la mayor demanda. Sin embargo, la introducción de importaciones foráneas, sobre todo de Nueva Zelanda, que además llegaron a Europa de golpe a causa del bloqueo accidental del Canal de Suez, está siendo utilizada por las compañías comercializadoras como pretexto para presionar los precios a la baja de la producción autóctona.

El responsable de la sectorial de hortalizas de AVA-ASAJA, Salvador Sabater, constata que “nuestras cebollas están en perfectas condiciones para ser recogidas y consumidas. Venimos de un abril muy lluvioso en el que no podíamos avanzar porque la tierra tenía de estar seca. Pero justo ahora, por culpa de la irrupción de las importaciones, las compras se han paralizado e incluso escuchamos casos de comercios que tratan de revisar a la baja los tratos cerrados hace unos días”. Las últimas cotizaciones que se manejan en la huerta han caído hasta los 10 céntimos de euro por kilo, una cantidad ruinosa muy lejos de los costes de producción –en torno a los 0,20 €/kg– que llevaría a muchos agricultores a destruir sus cosechas. Por el contrario, en muchos puntos de venta al público el precio se eleva a 1 €/kg.

En el caso de la patata la situación también se está volviendo alarmante: “No hay una gran producción, la calidad es excelente, pero entre las importaciones y la posición de dominio de la gran distribución alimentaria, que usa la patata como producto reclamo, no podemos vender a un precio razonable que al menos cubra los costes”, lamenta Sabater. Según varios testimonios, los precios ofrecidos por el comercio ya bajan de los 20 céntimos por kilo, cuando solo la recolección supera los 6 céntimos. Mientras tanto, los supermercados ponen a la venta las patatas a precios medios de 0,80 €/kg, es decir cuatro veces más.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, apela “a la responsabilidad de la gran distribución y de los consumidores para primar el producto de proximidad a precios justos en lugar de sustituirlo por importaciones con una gran huella de carbono venidas desde países de ultramar, en algunos casos como Nueva Zelanda que están en la otra parte del planeta, a 20.000 kilómetros de distancia. Las cadenas no pueden ser colaboradoras del cambio climático, porque esta estrategia comercial es absolutamente incoherente e incompatible con la sostenibilidad ambiental que pregona la Unión Europea. Los envíos generan enormes emisiones contaminantes durante su transporte marítimo y suelen emplear materias activas fitosanitarias prohibidas en la agricultura comunitaria. Asimismo, el producto foráneo no tiene la frescura, la calidad y la seguridad alimentaria que sí garantiza el nuestro, además de que al consumidor no le llega barato. Los abusos de la cadena alimentaria no se resolverán mientras la clase política siga permitiendo e incluso impulsando la introducción de todas las importaciones que entran y de la manera descontrolada y desleal que entran”.

AVA-ASAJA exige más fondos para que el IVIA acelere respuestas contra las plagas y enfermedades del caqui

Investigadores ensayan estrategias contra las hormigas porque propagan cotonets y con nuevos fungicidas contra la mancha foliar que ya se emplean en el manzano

AVA-ASAJA exige más fondos para que el IVIA acelere respuestas contra las plagas y enfermedades del caqui

Valencia, 19 de mayo de 2021. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) exige a la Generalitat Valenciana que destine más fondos al Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) para que pueda acelerar la búsqueda de respuestas eficaces contra las plagas y enfermedades que están situando el cultivo del caqui en el momento más difícil de su historia. Es una de las principales reivindicaciones puestas de manifiesto por la organización agraria durante una jornada técnica que reunió ayer en Alginet a más de un centenar de productores para conocer los últimos trabajos realizados por un completo equipo de investigadores del propio IVIA, encabezado por su director Rodolfo Canet, del Servicio de Sanidad Vegetal de la Conselleria de Agricultura y del Centro de Experiencias de Cajamar.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, subrayó que “el caqui presenta una problemática cada vez más elevada tanto desde el punto de vista agronómico como de la rentabilidad. La incidencia récord de cotonets y moscas blancas debido a las restricciones fitosanitarias, así como el surgimiento de resistencias de la mancha foliar a los fungicidas autorizados, han disparado las mermas de cosecha al 50% en muchos campos. Si no nos dan soluciones, tendremos un problemón y el desperdicio de fruta, tan en boca de los políticos, será tremendo. Además, el sector debe organizarse mejor a través de la creación de una Interprofesional. El caqui tendrá un futuro si logramos una gestión inteligente de la comercialización, si multiplicamos por diez la promoción (no puede ser que todavía dos terceras partes de los consumidores europeos desconozcan el caqui), si recuperamos Rusia que tenemos vetada por un conflicto ajeno al campo y si abrimos otros mercados donde el Gobierno aún no ha hecho los deberes”.

El director del IVIA, Rodolfo Canet, recogió el guante de Aguado al concluir que “el caqui es muy importante para este centro de investigación, no vamos a parar en la búsqueda de soluciones que son complejas, no siempre tan rápidas como nos gustaría y encima limitadas por la legislación fitosanitaria. Estamos trabajando en el control químico y biológico de plagas y enfermedades, pero también en nuevas variedades de caquis, métodos de postcosecha o en estudios completos de costes”.

Los investigadores del IVIA Francisco Beitia y Alejandro Tena, junto a José Vicente Bolinches del Servicio de Sanidad Vegetal, avanzaron las novedades en ensayos frente a las plagas del caqui. Las estrategias de control químico contra los cotonets con las sustancias permitidas han demostrado, en el mejor de los casos, solo un 75% de eficacia y dependen del momento de la recolección, por lo que no hay una receta única recomendada para todas las explotaciones. La lucha biológica, por su parte, se encuentra en sus primeras fases de investigación y requiere de varios años para extraer resultados. La especie más abundante de cotonets, con una presencia del 90%, es Pseudococcus longispinus y sus ataques tienen una relación directa con las poblaciones de hormigas, las cuales se alimentan de la melaza que este cotonet ocasiona en el árbol y lo protegen al menos en el 30% de las colonias detectadas. Por ello, el IVIA también ha iniciado ensayos para evitar la subida de las hormigas a las copas de los árboles desde febrero, es decir, los inicios de la temporada.

Respecto a las enfermedades del caqui, especialmente la mancha foliar, el investigador del IVIA Antoni Vicent confirmó la expansión de resistencias al grupo de fungicidas estrobirulinas –Azoxistrobin y Piraclostrobin– y reveló que hay ensayos en curso con nuevos productos cuyo uso ya está autorizado en frutales como el manzano. Vicent aclaró que en la presente campaña se puede controlar la mancha foliar mediante el resto de materias activas pero que en la siguiente, como la Unión Europea suprimirá el Mancozeb, el objetivo es autorizar nuevos formulados eficaces, tal como había solicitado AVA-ASAJA.

El director del Centro de Experiencias de Cajamar, Carlos Baixauli, defendió un plan de fertilización a la carta, adaptado a las necesidades de cada parcela, con la finalidad de optimizar los rendimientos, mejorar la calidad y evitar contaminación. Por su parte, el investigador del IVIA Luis Bonet aconsejó ajustar los tiempos de riego al tipo de suelo, acometer los riegos a primera hora de la mañana y aplicar un riego deficitario controlado para frenar la caída fisiológica de frutos y ahorrar agua.

AVA-ASAJA organiza mañana una exposición de maquinaria y una jornada técnica del caqui

El restaurante San Patricio de Alginet acoge un encuentro que aborda las graves dificultades para combatir las plagas y enfermedades del cultivo

AVA-ASAJA organiza mañana una exposición de maquinaria y una jornada técnica del caqui

         Valencia, 17 de mayo de 2021. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) celebra mañana en Alginet una jornada técnica del caqui que contará con prestigiosos expertos en materias de máxima actualidad como el riego eficiente, la fertilización y, sobre todo, el control de plagas y enfermedades que están causando graves problemas debido a las restricciones fitosanitarias.

         El encuentro, que tendrá lugar en el Restaurante San Patricio de Alginet, empezará a partir de las 9 horas con una exposición de maquinaria y servicios agrícolas. Desde las 11 hasta las 18 horas habrá distintas ponencias a cargo de investigadores del IVIA, del Servicio de Sanidad Vegetal y del Centro de Experiencias de Cajamar. Clausurán el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, y el director del IVIA, Rodolfo Canet.

         El acto cuenta con el patrocinio de Cajamar-Caixa Rural d’Alginet y con la colaboración de la Generalitat Valenciana, Mañez y Lozano, Tarazona, Talleres Calabuig, Talleres Esteve, Recambios Terramar, Locatec Apps Agrícolas, Alberto Primo, Garroferals y Agromas.

Día:  Martes, 18 de mayo de 2021

Hora de atención a los medios: 10:30 horas

         Lugar: Restaurante San Patricio (Alginet)

Para más información llamar a Héctor Alepuz al 647 238 400.

Programa de la jornada técnica ‘El cultivo del caqui’:

De 9:00 a 11:00 h. Exposición de maquinaria y vehículos agrícolas.

11:00 h. Inauguración.

D. Vicente Burches, responsable de la Sectorial de Caqui de AVA-ASAJA

D. Cristóbal Aguado, presidente de AVA-ASAJA.

11:30 h. Herramientas para un riego eficiente en caqui.

D. Luis Bonet. Servicio de Tecnología del Riego del IVIA.

12:15 h. Plataforma tierra: Herramientas de riego y fertilización.

D. Carlos Baixauli. Director del Centro de Experiencias de Cajamar.

13:00 h. Debate.

13:45 h. Comida.

15:30 h. El control de la mancha foliar de caqui. Situación actual de la resistencia a fungicidas.

D. Antonio Vicent. Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias.

16:15 h. Especies de moscas blancas en caqui: desarrollo poblacional y enemigos naturales.

D. Francisco Beitia. Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias.

16:35 h. Especies de cotonets en caqui y primeros pasos para mejorar su control biológico.

D. Alejandro Tena. Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias.

17:00 h. Estrategia de control químico en moscas blancas y cotonets.

Jose Vicente Bolinches. Servicio de Sanidad Vegetal.

17:15 h. Debate.

17:30 h. Clausura. 

D. Rodolfo Canet, director del IVIA

D. Cristóbal Aguado, presidente de AVA-ASAJA.

El boom de la jardinería en los hogares por la pandemia dispara un 30% las ventas de plantas

AVA-ASAJA y ASFPLANT constatan el giro de 180 grados en los viveros: “Hace un año estábamos destruyendo plantas y ahora no damos abasto a toda la demanda”

El boom de la jardinería en los hogares por la pandemia dispara un 30% las ventas de plantas

Valencia, 5 de mayo de 2021. La pandemia está desencadenando un ‘boom’ de la jardinería en los balcones y las terrazas de los hogares europeos. Tanto es así que, según estimaciones de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) y la Asociación Profesional de Flores, Plantas y Tecnología Hortícola de la Comunidad Valenciana (ASFPLANT), las ventas del sector verde se han disparado un 30% respecto a los niveles previos al Covid-19 y ya se aproximan a los máximos históricos que había antes de la crisis inmobiliaria de 2008.

Ambas entidades constatan “el giro de 180 grados que han experimentado los viveros valencianos a causa de la pandemia. Hace un año, en pleno confinamiento domiciliario y cierre de mercados internacionales, estábamos viéndonos obligados a destruir miles de plantas porque se marchitaban. Ahora, en cambio, no damos abasto a toda la demanda que existe, tanto en canales presenciales como online. Por precaución, pero sobre todo por la grave descapitalización que sufría el sector, en otoño no se plantó tanta planta de flor como meses después se ha visto que era necesario para atender los pedidos. Muchas empresas lo han vendido todo de manera extraordinariamente rápida y están replantando nuevo material vegetal”. 

Las restricciones de movilidad y el teletrabajo están fomentando que cada vez más personas decidan decorar con plantas sus terrazas, balcones, jardines e incluso sus nuevos lugares de trabajo en casa. AVA-ASAJA y ASFPLANT explican que “el cuidado de las plantas mejora la salud física y mental, disminuye los niveles de fatiga pandémica y contribuye de manera individual a la preservación del medio ambiente. Las redes sociales además permiten compartir las experiencias y ampliar conocimientos en este ámbito. Estamos notando que hay mucha demanda en todas las clases de plantas, si bien destacan aquellas mejor adaptadas al interior. Además, la edad media de los clientes ha bajado en unos 10-15 años y ya resulta común en más capas de población”. 

El sector verde valora de forma positiva las campañas oficiales destinadas a promocionar el consumo de plantas en España, ya que “sería importantísimo que esta no sea únicamente una moda pasajera y se diluya una vez superemos lo peor de la pandemia, sino que, al igual que ocurre en otros países europeos, se mantenga como un hábito que incluye en la cesta de la compra mensual flores y plantas para el hogar. Si finalmente España se incorpora a este comportamiento saludable de mantener una presencia habitual de plantas en el ámbito doméstico, saldrá ganando tanto la sociedad como un sector tan dinámico e importante para la economía valenciana”.

AVA-ASAJA reclama al Gobierno reparar la discriminación fiscal a 140 municipios valencianos

La organización recalca la valoración positiva de la rebaja de módulos pero lamenta que las correcciones solicitadas siguen sin adoptarse para esta campaña de la renta

AVA-ASAJA reclama al Gobierno reparar la discriminación fiscal a 140 municipios valencianos

Valencia, 7 de mayo de 2021. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) recalca la valoración positiva de las medidas fiscales aprobadas por el Gobierno central, con el objeto de paliar las pérdidas derivadas tanto de las adversidades climáticas como de los problemas comerciales recrudecidos por la pandemia, pero le urge a adoptar cuanto antes las correcciones solicitadas para que los agricultores y ganaderos se puedan beneficiar de las mismas durante la presente campaña de la renta.

La organización presidida por Cristóbal Aguado reclama al Gobierno atender las rebajas de módulos que remitió la conselleria de Agricultura, tras consensuarlas con el sector agrario valenciano, o, al menos, reparar el trato discriminatorio que Hacienda ha infringido en las reducciones de módulos en uno o más cultivos a más de 140 términos municipales de la Comunitat Valenciana a pesar de que en 2020 padecieron siniestros climáticos en forma de inundación, viento, pedrisco o frío.

Por cultivos, los cítricos (naranjas y mandarinas) acumulan un mayor número de poblaciones maltratadas fiscalmente con un total de 121. Otras producciones con discriminaciones fragrantes son el caqui (25 municipios), frutales (9), cereales (8), uva de vinificación (3), olivar (3), hortalizas (3) o almendro (2). El arroz, por su parte, contabiliza 5 términos municipales con insuficientes rebajas de módulos por graves daños de la avifauna.

AVA-ASAJA también pide la inclusión de rebajas fiscales para toda la Comunitat Valenciana al ganado ovino, caprino y bovino de leche, así como a la cunicultura, sectores todos ellos que han sido excluidos de estas medidas. En cuanto a la rebaja adicional del 20% aplicada a los cultivos que utilicen energía eléctrica para el riego, AVA-ASAJA solicita que, además de las comunidades de regantes, también puedan acogerse las Sociedades Civiles o aquellas entidades cuya única actividad fuera el suministro de agua entre sus socios para uso agrícola, o aquellos pozos de autónomos cuya única actividad fuera la agricultura.

AVA-ASAJA ha enviado un detallado informe exponiendo estas demandas a la Delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, y a la consellera de Agricultura, Mireia Mollà, a fin de que trasladen este posicionamiento al ejecutivo central.

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, manifiesta “su preocupación porque el tiempo pasa, cada vez falta menos plazo para presentar la declaración de la renta, y el Gobierno aún no ha corregido todas esas deficiencias arbitrarias y discriminatorias que hemos detectado. Es de justicia reconocer la sensibilidad que el ejecutivo ha demostrado hacia el sector agrario a través de una serie de medidas fiscales, pero debería rematar la faena en aquellos puntos donde no ha mostrado esa necesaria sensibilidad”.

La cuarta tormenta de pedrisco en un mes en el campo valenciano daña frutas de hueso en La Ribera

AVA-ASAJA estima que el granizo supone un nuevo golpe para melocotones, nectarinas, ciruelas y albaricoques en el Marquesat, Benifaió, Alginet y Carlet

La cuarta tormenta de pedrisco en un mes en el campo valenciano daña frutas de hueso en La Ribera

Valencia, 10 de mayo de 2021. La agricultura valenciana sigue viviendo su particular primavera loca con un número récord de días lluviosos y cuatro tormentas de pedriscos en el último mes. Ayer un nuevo temporal de granizo, acompañado de agua y aparato eléctrico, volvió a golpear frutas de hueso que están en una fase bastante adelantada de la recolección en la comarca de La Ribera Alta, según una primera estimación de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA). Los términos municipales más afectados son el Marquesat (Alfarp, Llombai y Catadau), Benifaió, Alginet y Carlet.

El granizo supone un nuevo varapalo para muchos campos de melocotones, nectarinas, ciruelas y albaricoques, con afecciones graves de producción y con hojas en el suelo. El responsable de seguros agrarios de AVA-ASAJA, Isidro López, asegura que “aún es pronto para concretar el alcance de los daños y será dentro de unos pocos días, sobre todo a la hora de iniciar la recogida en cada parcela, cuando se sabrá con exactitud la merma de cosecha, pero lo que sí sabemos es que aquella fruta que ha recibido el golpe de una piedra sufrirá irremediablemente una rotura de la piel y ya no podrá ser comercializada”. En cuanto a los otros cultivos, AVA-ASAJA constata que los cítricos y los caquis no han sufrido daños similares porque se hallan en una etapa del cultivo mucho menos avanzada.

La tormenta de pedrisco se extendió a más puntos de la comarca e incluso de la Comunitat Valenciana, como L’Horta Sud y Los Serranos, pero sin consecuencias importantes para las producciones agrícolas. AVA-ASAJA recuerda que desde el pasado 11 de abril la región autonómica acumula siniestros por pedrisco en la Plana Baixa de Castellón, el Vinalopó Mitjà, la Vall d’Albaida, l’Alcoià, El Comtat, la Canal de Navarrés, La Safor y La Costera. Por ello, la organización solicita a las administraciones medidas fiscales y ayudas directas a los productores damnificados: a los ayuntamientos les exige una bonificación del IBI Rústico mientras que a la Generalitat Valenciana y al Gobierno les reclama exenciones a las cuotas de seguridad social y créditos bonificados.